Rios Limay y Neuquén:

El Avance del Salmón CHINOOK

El Río Negro, situado en la Patagonia norte de la Argentina, está formado por la unión de los ríos Limay y Neuquén. Teniendo éstos, consecuentes embalses que regulan su caudal. Las últimas represas que poseen son la presa de Arroyito, sobre el Limay, y compensador Dique Ingeniero Ballester en Contralmirante Cordero sobre el río Neuquén.

Estos compensadores actúan como barreras artificiales para la subida de los peces del margen inferior de las mismas.  NO Permitiendo  que especies como la Carpa (Ciprinus Carpio) sigan invadiendo aguas arriba por remontes naturales por desove e impidiendo a su vez que las mismas especies  como la perca, el pejerrey y las truchas,  remonten el río por alimentación o reproducción. Últimamente se han capturado UNOS POCOS  ejemplares de estos salmones Chinook en aguas tanto del río Limay como Neuquén, en  los cuales los salmones que acceden desde el mar lo hacen por el Río Negro hasta este destino final.

El Río Negro, no posee embalses en su recorrido y desemboca directamente en el Mar Argentino. Este fenómeno natural ha permitido que una especie nueva de pez para estos ríos, esté empezando a invadir sus aguas. Estamos hablando del Salmón Chinook o Salmón del Pacífico o Salmón King (Oncorhynchus spp.). Éste se caracteriza por tener un cuerpo robusto, cabeza cónica y puntiaguda, hocico alargado, con interior negro, con ambos extremos con forma de gancho y con dientes prominentes. En el macho la cabeza es de Gran tamaño con dientes muy grandes y maxilar inferior generalmente deformada. La hembra posee una cabeza más pequeña y cónica y su cuerpo es mas holgada. El maxilar en ambos casos se extiende por detrás de los ojos  y estos a su vez son pequeños. En el estadio de madurez se los observa de coloraciones marrones y rojizas, especialmente en los machos. Luego del desove es característico apreciar las aletas con los radios descubiertos ya que raspan enérgicamente el fondo del rio para armar las camas de desove.

La gran pregunta es; ¿Salmón del Pacífico en el Océano Atlántico?, Analizando las problemáticas ambientales actuales, como el cambio climático y adaptación de las especies introducidas podemos inferir en una  explicación de este fenómeno.  La variación de las temper

aturas en los océanos han generado que muchas especies de peces y otros animales, hayan cambiado sus rutas migratorias siendo este un caso directo de esa problemática y sumando su capacidad de colonización de ecosistemas y la casi inexistencia de predadores, no resultaría raro que tanto este pez como otros de otras especies pueden llegar a colonizar este y otros ríos en un futuro cercano.

 

El Salmón King, es oriundo de América del Norte y fue introducido en Sudamérica a mediados del siglo pasado para su cría y producción y posterior comercialización, siendo Chile el principal productor de Salmón del Pacifico (Chinook) del continente. Los salmones que originalmente ocupaban aguas chilenas  han sobrepasado los límites continentales y han colonizado las aguas del Océano Atlántico, pasando por el canal de Beagle y asi ascender colonizando nuevos ríos. No sería descabellado pensar en una siembra de prueba en el Océano Atlántico por  estas Latitudes para su comercialización, lo que lleva a una ininterrumpida proliferación por falta de predadores naturales.  Permitiendo pescarlos desde hace unos años ya en algunas cuencas que vierten hacia el Pacífico (Ej. Río Pico, Corcovado, Futaleufu, Lago Pueyrredón, Lago Buenos Aires y Lago Puelo) y al  Atlántico (Ej. Río Santa Cruz y ahora Rio Negro, Limay y Neuquén). Al ser un pez muy invasivo con capacidades térmicas amplias, sumado al calentamiento Global, le ha permitido a esta especie encontrar nuevas rutas de reproducción que en este caso, es el Río Negro y de allí ser encontrado/capturado (en los ríos Limay y Neuquén que le dan su origen a este río).

  El Salmón King, del Pacífico o Chinook, tiene un ciclo de vida divergente  al de las Truchas. Si bien es un Salmónido por características distintivas de la especie, éste; remonta al rio una vez en su vida para reproducirse, llegando a hacer migraciones que superan los 2000km. Su desarrollo sexual se produce entre el 4to y 6to año de Vida, para luego morir durante el Verano del Hemisferio Sur post reproducción, es decir, es Selméparo, muere después de reproducirse en agua dulce y a su vez Anádromo, ya que cumple su ciclo de vida tanto en agua dulce (nacimiento y reproducción) como en agua saldada (crecimiento y alimentación). Durante este período alcanza portes de entre 10 y 30 Kg cada uno. Siendo tamaños record, de hasta 60Kg y 1,5m los reportados record en algunos lugares. En el mar se alimentan de pequeños invertebrados y luego mayoritariamente de peces y crustáceos marinos. De los que fueron capturados en el río Limay hasta ahora, el más grande midió 1,15m y pesó 15 Kg

EL Emblemático río Limay sigue dando sorpresas a quienes concurren a pescar.  Hace ya un par de años, se ha registrado el hallazgo de  ejemplares de Salmon Chinook o Salmón del Pacífico en épocas de verano.  La primera fue en 2012 en la cual un grupo de pescadores encontraron un salmón en la presa de arroyito el cual fue llevado a piscicultura de Plottier para su correspondiente estudio. Otra fue a fines del 2013, donde lo hallaron en una de las márgenes del río en proceso de descomposición.  Luego, en el dique Ballester, en 2015 donde capturaron 2 ejemplares en zonas balnearias  y actualmente en el Rio Limay 2 ejemplares, uno de 13 y otro de 15Kg correpondientemente.

Ahora en Enero, se dio por primera vez la captura de 3 ejemplares en la zona del lindante con el dique compensador de Arroyito (la naciente de la Zona IV del Limay) conocida como Limay Inferiror. Este fenómeno puede tener connotaciones tanto positivas como negativas para el lugar. Las positivas, es que hay una nueva especie para pescar en las aguas de este emblemático río, aunque todavía está en pañales ésta pesca, en un futuro no muy lejano habrán en grandes cantidades.  El problema, radica justamente que al ser una especie introducida, no sabemosa ciencia cierta el impacto ecológico que pueda llegar a generar ya que no hay estudios recientes publicados o de fuentes confiables.

Según lo comentado por personas que están estudiando el mismo fenómeno, pero ocurrido en el rio Futaleufú, cerca de Trévelin, el impacto generado por la muerte de estos salmones luego de su reproducción generan una variación enorme en las cualidades y calidades del agua, tanto para el consumo humano, como para su microbiología derivado de la putrefacción de los cadáveres de los Salmones.

Haciendo una cuenta rápida, entrando 1000 salmones  en el rio Limay, (recordamos que suben por el rio negro) podrían aportar un promedio de 15.000 Kg de materia orgánica en descomposición  luego del desove lo que sería un gran problema. Recordemos que los orígenes de este salmón es de América del Norte, lugar donde habitan águilas y osos que los consumen. Aquí en Patagonia, no existe ningún predador, ni ningún carroñero que los consuma, por lo que su descomposición va a ser solamente generada por bacterias, hongos, algunos peces y crustáceos que lo resuman a materia orgánica y minerales. Los aportes de fosfatos y otros compuestos, permitirían el desarrollo de algas que cambiarían la estructura biológica del rio, tanto en esta zona como en el resto de su cauce natural. Habría que imaginarse el problema a futuro que seria que entren cantidades enormes de peces muertos de esta especie.

¿Qué podemos hacer al respecto desde el punto de vista ambiental? Nada, o casi nada. Es lo mismo que sucedió cuando se introdujo a las Carpas en el río para tratar de controlar la proliferación de algas ya que no hay inversión en estudios de impacto, como para cambiar radicalmente la situación. Lo tenemos que tomar como otra variante nueva de pesca, otro desafío. ¿Si sacrificamos a los ejemplares  que pescamos, contribuimos a que no impacten en el medio? Sí, pero no. Porque la pesca del salmón en estas aguas es y va a ser, más una casualidad, que una causalidad. Los ríos Limay, Neuquén y Negro, son muy extensos y extremadamente caudalosos, lo que genera que hallan camas de desove en lugares casi inaccesibles para los pescadores, lo que lleva a que una pequeña cantidad sean pescados en lugares y épocas muy puntuales, en el caso que proliferen en cantidades.

Desde el punto de vista de la técnica de pesca y como sucedió que los capturaron; personalmente he llamado a los pescadores que capturaron los salmones sobre el Limay de los cuales pudimos obtener identidades y corroborar que fueron efectivamente pescados y no robados o encontrados en el margen del río; Miguel Gutiérrez y Víctor Espinoza y ambos coincidieron en que picaron luego de que sus señuelos profundizaran y vinieran casi rozando el fondo (“Lanzo por enésima vez la línea a lo más lejos de que podía y contando hasta 20 segundos para que bajara al fondo la cuchara antes de empezar a recoger, siento en la caña una fuerza enorme y el freno del mi pequeño Reel gritaba con fuerza la corrida extraordinario de aquella cosa que tenía en el otro extremo y sin saber en ese momento que había enganchado” afirmó Gutiérrez ), lo que nos permite decir, sumado a lo que sabemos de la pesca este tipo de salmones y a la técnica general utilizada por gran cantidad de aficionados a pescarlos con mosca, es que fueron capturados en las camas de desove.  La gran desventaja de estos ríos (Limay, Neuquén y Negro) es que el agua no es tan transparente como en sus nacientes, lo que dificulta la visualización de los mismos y poder descifrar exactamente donde están o donde tentativamente estaría la cama resulta una tarea muy complicada, una pesca estructurada casi de memoria.

 ¿Cuál es la razón de buscar la cama de desove? Ya que es el lugar que un salmón se va a apostar y defender ferozmente para llevar allí su acto de reproducción, lo que se trasmite directamente a pasar un streamer; en el caso de los mosqueros, o un señuelo, en el caso de los que hacen spinning, que estimule al Salmón a atacar ese artificial y poder pescarlo de esta manera.

Cuando pescamos en el Futaleufú, utilizábamos líneas de hundimiento fast 7 de alta resistencia con leaders que eran solamente un chicote de 30cm de tanza del  .50 para que las moscas que utilizábamos bajaran exactamente a la velocidad de la línea, complementando con pequeños y lentos stripeos de línea, más que nada sintiendo la mosca para discernir si era piedra o pique al momento de la tomada.

  Las Moscas, estaban confeccionadas en anzuelos dobles o triples en colores como Negro, Plateado, Violeta, Verde Fluo, Rosa, o turquesa en su mayoria, con la intención de irritar al salmón para que ataque.  ¿Por qué en este tipo de anzuelos?, en general por el peso que tienen los anzuelos, haciendo que desciendan por la columna de agua mucho más rápido y a su vez, ya que al estar en un estado de “pseudo-descomposición” la piel de su boca es fácilmente desgarrable y sus mandíbulas por hueso duro, por lo que tener un anzuelo con más de una punta nos daba la ventaja de poder clavarlos con mayor seguridad.  El Equipo en general era de numeraciones mayores a #8, más que nada para poder lanzar con mayor comodidad las moscas.

En lo referible a la técnica creería que detectando en el rio las camas de desove y haciendo pasar la mosca a la profundidad necesaria sería lo más efectivo.

No estamos dando la fórmula mágica de cómo sacar los salmones con mosca en estos ríos ya que no hemos tenido la posibilidad, pero intentamos tratar de aplicar técnicas utilizadas anteriormente que si nos han dado resultados con estos salmones en otros ríos patagónicos en los cuales también hay salmones King.

Es importante tomar conciencia del impacto que generan los peces introducidos de especies exóticas en los ríos. Pesque a conciencia y cuide el medio ambiente

Miguel Gutierrez

“Era un día de pesca como cualquier otro que realizábamos con mis hijos, Gastón y Pablo a Arroyito, con la previa del día anterior para preparar los equipos, nunca nos habíamos imaginado que ese día 26 de diciembre 2015, el hermoso e increíble Limay nos iba a dar semejante sorpresa. Salimos bien temprano para allá, llegando aproximadamente a las 08,00 de la mañana a Arroyito, en una mañana fresca y con un poco de viento, bajamos las cosas para desayunar e ir preparando las cañas entre risas y esperanza de una buena pesca y cada uno empezó a caminar el río, Gastón y yo hacia arriba y Pablo en las correderas que hay en medio de dos islas que se llega metiéndose en el agua, cruzándolo por el lado menos profundo. Aproximadamente como a las 10 de la mañana después de mojar una buena cantidad de cucharas y justo Pablo enfrente que clava una linda Arco Iris, lanzo por enésima vez la línea a lo más lejos de que podía y contando hasta 20 segundos para que bajara al fondo la cuchara antes de empezar a recoger, siento en la caña una fuerza enorme y el freno del mi pequeño Reel gritaba con fuerza la corrida extraordinario de aquella cosa que tenía en el otro extremo y sin saber en ese momento que había enganchado. Fue inigualable para mí, algo que jamás había sentido ni viví y solo estaba con un equipito liviano con una caña de 1,80 metros, una línea de 0,28 cm y una cuchara criolla de 0,15 gramos. Todo me daba vueltas a mí alrededor, no tenía ni idea lo que había pescado pero lo que si sabía es que era inmenso. Entonces empecé a llamar a mi hijo Gastón para que me ayudara, no salto a la superficie en ningún momento y no se dejaba ver, empecé a recoger despacio levantando la caña para arrimarla a la orilla y después de unos 15 o 20 minutos de pelea se dejó ver el lomo y era inmensa y hermosa, empezamos a los gritos con Gastón y Pablo que empezaba a cruzar el río para ayudarnos. Después de 40 minutos le doy la caña a Gastón, así me pudiera meter al río, para poder sacarla y de paso filmar la pelea mientras Pablo ya cruzó el río para ayudar. Al final de una dura pelea y después de 45 minutos ese pez, por fin se entregó, llegando a la orilla moribundo y boquiabierta, pero no sin antes que saliera, se corto la tanza a 0,50 cm de la orilla y en mi desesperación me tire de rodillas para empujarla afuera, mientras el Gastón y el Pablo también se tiraron encima para que no se fuera y así llegó a nuestras manos ese hermoso trofeo que por primera vez, fue pescado y filmado en las aguas de mi querido Río Limay, gracias a mis hijos, que si no fuera por ellos, seguro que otra era la historia.”

Nota de:

 Matías Fernandez Carro

Publicada en la REVISTA VIDA SALVAJE EN MARZO DE 2016

Moscas Patagónicas fly shop Online

San Martin 13 Neuquén capital. Tel 0299-4688862

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *